| Polémica

Denuncian que al mapa del delito porteño “le robaron” varios delitos

No tiene referencias a denuncias por venta de drogas, explotación sexual y talleres clandestinos. ¿Un pacto de silencio para que nada cambie?

Rodríguez Larreta y Ocampo en la presentación.

Rodríguez Larreta y Ocampo en la presentación.

La organización La Alameda, dedicada a combatir el trabajo esclavo y la explotación en todas sus formas, denunció que al mapa del delito presentado días atrás por el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y su ministro de Justicia, Martín Ocampo, “le robaron” varios delitos del registro.

Según la entidad Rodríguez Larreta “borró de su Mapa del Delito toda denuncia de los vecinos sobre narcotráfico, trata sexual, prostíbulos, talleres textiles clandestinos, desarmaderos de autos, juego  clandestinos y hasta trapitos. Las Zonas Liberadas siguen garantizadas en este nuevo camuflaje del viejo pacto de omertá (código del silencio de la mafia italiana) que se convirtió la Policía de la Ciudad y que históricamente construyó la Policía Federal y los servicios de inteligencia de la ex SIDE”.

En la página del gobierno porteño se sostiene que “la producción de estadísticas fiables de criminalidad es central para la formulación de políticas de seguridad pública más eficaces. Gracias a estos datos, es posible dimensionar el problema de la inseguridad, establecer patrones, realizar diagnósticos certeros y evaluar la efectividad de nuestras respuestas”.

Y se asegura también que ” es un derecho de todos los vecinos poder acceder a la información pública, en la medida en que les permite controlar y aumentar su conocimiento sobre las acciones del gobierno y las fuerzas de seguridad. En distintas ciudades del mundo estos sistemas constituyen una herramienta clave para la rendición de cuentas ante los ciudadanos”.

Sin embargo, las omisiones y la selección de delitos que se pueden consultar en la página de la ciudad llaman la atención de La Alameda, la organización liderada por ex legislador Gustavo Vera, dedicado a combatir los talleres clandestinos, la explotación sexual y la venta de drogas.

Según La Alameda,”en este Mapa del PRO sólo figura homicidios, robos y hurtos. Nada dice, lo borraron adrede, sobre narcotráfico, narcomenudeo, transas.

“Es llamativo que este nuevo Mapa no deje constancias, por citar un caso muy evidente, los miles de sumarios policiales iniciados sobre el narcotráfico instalado en la Villa del Bajo Flores, donde todos los años se producen allanamientos y decenas de causas penales.

“Este depurado “Mapa del Delito” omite cualquier bunker, kiosco, bar, pool, boliche, donde se venda cocaína, pasta base, éxtasis o marihuana a lo largo de todos los barrios de la Ciudad de Buenos Aires.

“Otro de los delitos de gran preocupación de la ciudadanía es la trata sexual y los prostíbulos. La esclavitud sexual no aparece en el Mapa del Delito de Larreta y Ocampo. Es evidente su ocultamiento del millar de prostíbulos judicializados instalados en la Ciudad de Buenos Aires por lo que se han producido decenas de cámaras ocultas, rescate de víctimas, hasta incautaciones de los inmuebles tampoco aparecen en este “Mapa del Delito”.

“Las razones ocultas del jefe de Gobierno y su ministro en Seguridad han producido un Mapa que tampoco mencionan los talleres textiles clandestinos y la trata de personas para la industria de la moda”.

Claro que las ausencias en las denuncias de talleres clandestinos puede tener su explicación: hace más de doce años que se denunciaron los lugares donde se explotaban a trabajadores y sus explotadores eran grandes firmas como Awada, que pertenece a la esposa del presidente Mauricio Macri.

La referencia a la ausencia de las denuncias de prostíbulos se entiende por la histórica protección de la Policía Federal a los explotadores. Hace horas nada más, el tema fue reflotado por Lorena Martins, la hija de Raúl Martines, ex agente de la SIDE y titular de una red de prostíbulos, según su denuncia.

Martins denunció que Macri había sido fotografiado en México, donde vive su padre, junto a Gabriel Conde, hijo de un ex dirigente de Boca, acusado de trata, y socio de Martins en varios locales. Según Lorena, cuando Macri era jefe de Gobierno se pagaban coimas para evitar inspecciones en sus locales.