| Movidas

Tonelli se convierte en el principal freno a la venta del grupo Indalo

En el Consejo de la Magistratura dicen que es el motor del freno de la apertura del concurso de acreedores y que se quiere cargar a Cristóbal López.

Tonelli ya juró como integrante del Consejo.

Tonelli es un miembro clave del Consejo.

El diputado Pablo Tonelli se ha convertido en el principal operador contra Cristóbal López y Fabián De Sousa en la justicia federal. El legislador macrista que integra el Consejo de la Magistratura ganó puntos en el Gobierno con la salida de Eduardo Freiler – que le tocó operar – y está envalentonado contra los titulares del tambaleante Grupo Indalo.
“No paro hasta que Cristóbal caiga preso”, se le escucha decir alegremente en su despacho del cuerpo colegiado. Hace unos días le fueron a pedir un aporte para el cumpleaños del juez Leónidas Moldes, otro consejero, y respondió tajantemente que  él no estaba en la Magistratura para armar festejos.
Por cierto: el juez Luis Cabral, consejero también, tampoco quiso aportar pero se desconocen los motivos de “Bachicha”, siempre tan solícito para cualquier tipo de jolgorio, se extrañan quienes lo conocen.
Las maniobras de Tonelli no conocen límites. Recorre la justicia comercial para impedir que se destrabe la venta de Indalo y le dice a los jueces que lo reciben: “ya nos llevamos puestos a Freiler, imaginense lo que podemos hacer en este fuero”, seguran fuentes judiciales. Tonelli suele machacar antes sus colaboraores que la justicia comercial es un reducto de fuerte corrupción.
Los nexos entre el diputado PRO y la Justicia no son desconocidos. Como consejero de la Magistratura de la Nación, Tonelli cuenta con una amplia cartera de contactos y no le tiembla el pulso al momento de usarlos, cómo hizo con el camarista Freiler, eyectado en un juicio expres.
Cuando llegó a la Magistratura se decía que estaba allí por pedido expreso de Pablo Cassey, poderoso lobbista del Grupo Clarín y sobrino de Héctor Magnetto. Este holding está interesado en que se derrumbe la operación de compra de Indalo por parte de OP Investments, quizás por temor a lo que pueda ocurrir con el grupo con la inyección de nuevos capitales.
Hace una semana, el juez comercial Héctor Hugo Vitale rechazó la apertura del concurso preventivo de acreedores de OIL Combustibles S.A. (OCSA), que podría haber destrabado la venta. Tonelli estuvo detrás de ese giro, dice una fuente judicial.
Al inicio de la sentencia, Vitale aclaró que la nulidad de la apertura del concurso dictada por la Corte Suprema contra el trámite abierto en Comodoro Rivadavia lo “obligó” a realizar un “examen con mayor riguridad del caso”, teniendo en cuenta además, la cuantiosa “información” que circuló desde ese entonces, que fue determinante para dar su opinión.
“No puedo desconocer la información que -a lo largo de estos casi dos años de trámite que tuvo el concurso preventivo desde su presentación- ha sido colectada y plasmada en los diversos informes mensuales”, señaló el juez Vitale. La apuesta de Cristóbal está en lo que pueda decir la Cámara en lo Comercial.
La venta del grupo tiene en vilo no sólo a los 4.ooo trabajadores que se desempeñan en diversas empresas sino también a figuras como Marcelo Tinelli, quien terminó de la peor manera su relación con los empresarios patagónicos.