| Noticias

Investigan por lavado de dinero al empresario secuestrado en Tigre

El fiscal federal de San Isidro, Fabián Céliz, mandó a investigar por lavado de dinero al empresario Diego Fernando Filo (27), una de las víctimas del secuestro extorsivo cometido el domingo en Tigre y que tuvo como aparente móvil un ajuste de cuentas de narcos colombianos que le reclamaban una deuda, informó la agencia Télam.

Céliz envió hoy las actuaciones que involucran a la víctima Filo con una posible operación de lavado de dinero del narcotráfico a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), una unidad especial creada recientemente por la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y que está a cargo del fiscal Carlos Gonella.

Si bien la víctima reconoció ante la policía y el fiscal Céliz que a él le reclamaban una supuesta deuda de entre 400 y 600 mil dólares, los investigadores sospechan que el joven empresario pudo haber recibido por parte de los colombianos una cifra que podría ser “millonaria”, según las fuentes.

Céliz continúa investigando, por su parte, el secuestro extorsivo del que fueron víctimas Filo y su cuñado Gastón Bencent (39), cuando el domingo pasado a las 7 de la mañana fueron capturados por una banda mixta de argentinos y colombianos en el Acceso Tigre de la autopista Panamericana y recién fueron liberados al día siguiente en Moreno.

Por estas horas, Céliz mandó a los detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro a investigar cuando y cómo ingresaron los secuestradores al dúplex que Filo tiene en el barrio Portezuelo del country Nordelta, en Tigre, donde revolvieron todos los ambientes y se llevaron, según declaró la víctima, unos 400.000 pesos en efectivo que allí guardaba.

El joven le contó a los investigadores que él les dio las llaves de su departamento, por lo que el fiscal mandó a secuestrar los videos de las cámaras de seguridad de ese country para ver si los delincuentes quedaron filmados.

Incluso, una de las sospechas es que, tal como se lo dijeron a la propia víctima sus captores, los narcos tenían alquilado una vivienda en el mismo barrio del complejo Nordelta desde donde controlaban todos sus movimientos.

La fiscalía también analiza por estas horas el video de las cámaras del municipio de Tigre donde quedó grabado -pero no fue advertido por los operadores-, el momento de la interceptación y el secuestro en la Panamericana.

Los voceros contaron que en esa filmación se ve cómo el Alfa Romeo Mito de Filo es encerrado por dos vehículos en donde iban cinco delincuentes, algunos de los cuales bajaron del vehículo, agredieron a culatazos al joven empresario porque no quería entregarse y se aferraba a las butacas, y se los llevaron cautivo junto a su cuñado en una camioneta Audi Q5. Las víctimas fueron trasladadas a una casaquinta, donde a Filo lo golpearon y amenazaron para que les devuelva el dinero.

Según los investigadores y lo que la propia víctima y su entorno declararon, ese dinero -entre 400 y 600 mil dólares según declaró Filo-, se lo dio una mujer colombiana mayor que él con la que se relacionó hace unos meses y que le pidió que los “moviera”.

Esa mujer colombiana, conocida como “Maruja”, es la suegra de Sebastián Alvarez Sarría, uno de los imputados por presunto lavado de dinero en una de las causas derivadas del operativo “Luis XV”, en el que la policía federal desbarató el año pasado a una banda que pretendía enviar 280 kilos de cocaína a España en muebles antiguos.


Compartir: