| Represión

Dos de los mapuches detenidos están en huelga de hambre y uno tiene hemorragias internas

Los dos jóvenes fueron detenidos después de haber bajado del cerro, al compañero herido que luego murió. Se inició una mesa de diálogo.

Los mapuches detenidos en Mascardi.

Los mapuches detenidos en Mascardi.

Los dos jóvenes mapuches que fueron detenidos durante el fin de semana último en Bariloche, luego de la represión de la Prefectura a la comunidad situada en villa Lago Mascardi, iniciaron una huelga de hambre para que el juez federal de esa ciudad los deje en libertad.

“Queremos comunicar que nuestros hermanos detenidos Fausto Jones Huala y Lautaro González aún se encuentran detenidos. Están en huelga de hambre y este ultimo orinando sangre a consecuencia de los golpes”, informó en un mensaje de texto Soraya Maicoño, vocera de la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, en Chubut.

“Nuestros lamien fueron quienes bajaron del monte al cuerpo del weychafe Rafael Nahuel yem. Y por eso fueron detenidos. Pedimos a lamuen ca pu peñi, a organizaciones sociales, de derechos humanos pronunciar su repudio y exigir su liberación inmediata”, añade el mensaje conocido hoy.

Rafael Nahuel murió en la Lof Lafken Winkul Mapu, en Bariloche, el sábado 25, luego de un ataque a tiros del Grupo Albatros, de la Prefectura Naval. A esa misma hora se llevaba adelante el sepelio en la localidad bonaerense de 25 de Mayo del joven tatuador Santiago Maldonado, muerto en Cushamen luego de una violenta represión de la Gendarmería, tras desalojar el corte de la ruta 40.

La autopsia determinó que Nahuel murió como consecuencia de un disparo calibre 9 milímetros, que le ingresó por el glúteo y le provocó heridas en órganos internos. El Gobierno sostuvo que los Albatros habían sido atacados a tiros por los mapuches, algo que éstos niegan y que no fue probado hasta ahora.

Fausto es hermano de Facundo Jones Huala, el líder de la Pu Lof de Cushamen, que está detenido a disposición del juez subrogante de Bariloche, Gustavo Villanueva, quien debe llevar adelante un juicio de extradición a pedido de la Justicia de Chile, que lo acusa de haber provocado un incendio.

Las dos muertes tiene el mismo elemento en común, la pelea de las diversas comunidades mapuches por la tierra y la decisión del presidente Macri de resolver esos conflictos a los tiros.

Los mapuches que habían ocupado un predio de Parques Nacionales en Mascardi habían sido desalojados en un enorme operativo el jueves 23. Pero varios de ellos pudieron escapar y se escondieron en los cerros.

Durante el sábado, tres mapuches resultaron heridos. “Según informan desde el Lof las tres personas volvían de la montaña luego de resguardarse por dias y proteger su integridad física en la “mega caceria” que desplegaron el jueves 23 los grupos especiales GEOP y ALBATROS de fuerzas federales con el apoyo aéreo de un helicoptero de Gendarmería Nacional”, denunciaron el sábado los mapuches.

Uno de los tres heridos fue Rafael Nahuel, quien murió horas después como consecuencia de un disparo de 9 milímetros, el calibre de las armas de las fuerzas de seguridad. Los ministros Patricia Bullrich y Germán Garavano, respaldaron el lunes la actuación de la Prefectura, pese a la muerte del joven Nahuel.

En ese contexto de tensión, se inició una mesa de diálogo en Bariloche, luego de que el obispo Juan José Chaparro fuera parte de la comitiva que instó a la mediación entre la comunidad mapuche de la lof Lafken Winkul Mapu y el juez federal Gustavo Villanueva. En un comunicado el Obispado hizo un “llamado a las autoridades, para que instauren canales de diálogo para resolver las cuestiones relativas a los reclamos de los pueblos originarios”.

Tras el encuentro se informó que “se ha constituido la mesa de diálogosolicitada por el Lof Lafken Winkul Maipu, las comunidades autoconvocadas del Pueblo Mapuche y el Obispo de San Carlos de Bariloche para intervenir en el conflicto y lograr un desenlace pacífico a la situación”.

Artículos relacionados