| Contradicciones

Nisman: el peritaje de Gendarmería dice todo lo contrario que el peritaje de la Corte

El informe elaborado por los expertos de la fuerza de seguridad que depende del gobierno contradice el que hicieron los peritos independientes del Poder Judicial.

La muerte de Nisman, motivo de controversias.

La muerte de Nisman, sigue siendo motivo de controversias.

La semana pasado lo adelantó Román Lejtman en Infobae y desde entonces buena parte de los medios repiten lo mismo: Alberto Nisman supuestamente fue asesinado en el baño de su departamento, de acuerdo con un peritaje que realizan expertos de la Gendarmería Nacional.

Ese trabajo, que será incorporado en la causa se estima a fin de mes, fue ordenado por el fiscal Eduardo Taiano, quien está a cargo del expediente luego de que se lo hubiera delegado el juez federal Julián Ercolini,tras el traspaso del fuero ordinario.

El miércoles los peritos de la Gendarmería -muy cuestionada a estas horas por la desaparición de Santiago Maldonado- firmaron el informe, acompañados por los peritos de la querella, no así los de Diego Lagomarsino, que firmaron su propio dictamen.

Básicamente, los trascendidos de ese peritaje, que según adelanto Clarín en mayo iba a decir que Nisman fue asesinado, sostiene que en el departamento de Nisman hubo dos homicidas que golpearon al fiscal, le suministraron ketamina y que luego lo obligaron a dispararse dentro del baño.

Lo llamativo es que en el mismo expediente hay otro peritaje realizado por los peritos de la Corte Suprema de Justicia, cuando la causa estaba a cargo de la jueza Fabiana Palmaghini y la fiscal Viviana Fein, y que dice todo lo contrario: no hay indicios de terceras personas en la escena del crimen.

¿Un peritaje vale más que otro? “El peritaje de Gendarmería no tiene más valor que el anterior. Los peritajes son opiniones fundadas de los expertos y luego los que deciden son los jueces”, explicó un abogado, que prefirió no identificarse.

La pericia de Gendarmería no cuenta con la presencia de uno de los peritos de parte en representación de Lagomarsino, ya que el experto Mariano Cástex, una de las autoridades en la materia, no quiso participar de un estudio que está acomodado para que salga como quiere el gobierno y la ex esposa de Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado.

Es necesario aclarar que la pericia de Gendarmería es realizada justamente por una fuerza de seguridad que depende del Gobierno, es decir del Poder Ejecutivo. Además, se encuentra en medio de una crisis luego de haber sido denunciada por la desaparición de Santiago Maldonado, en Chubut.

El otro peritaje fue realizado a mediados de mayo de 2015 por 12 médicos que integran el Cuerpo Médico Forense y que depende de la Corte Suprema, es decir, del Poder Judicial. No dependían del Ejecutivo -como la Gendarmería- cuando entregaron su trabajo a la fiscal Fein.

Los expertos de la Gendarmería sostienen que Nisman fue golpeado por los supuestos asesinos, quienes le habrían fracturado la nariz. Un detalle por demás llamativo es que los médicos de la Corte que realizaron la autopsia no encontraron ninguna fractura: imposible que les hubiera pasado por alto.

Ahora, los peritos de la Gendarmería, sin haber realizado una nueva autopsia, concluyen en que hubo una fractura en la nariz a partir del análisis de las fotografías y los videos que constan en la causa.

Otro dato que hace ruido es la supuesta existencia de ketamina, un anestésico usado por veterinarios, en el cuerpo del fiscal. Lo notable que para encontrarla en las vísceras tendría que haber sido metabolizado. La explicación de los gendarmes es que se le suministró ketamina para doblegar su voluntad.

“Justamente, la ketamina puede explicar todo lo contrario. Es decir que la ingirió Nisman para darse valor y dispararse. Eso explica que no esté en sangre y si en las vísceras. La tomó bastante tiempo antes, no es que se ya inyectaron”, explicó un experto. Además, había rastros de alcohol en el cuerpo de Nisman. Lo cual podría explicar que haya bebido y consumido cocaína antes de dispararse.

Sin embargo, la autopsia realizada por los médicos de la Corte no encontraron nada cuando realizaron el análisis toxicológico de rigor. La ketamina también es una droga que se usa con fines reacreativos y que se consigue en las discos de Palermo a las que Nisman concurría habitualmente.

La pericia de Gendarmería no explica porque los supuestos homicidas usan la pistola Bersa de Lagomarsino, para obligarlo a matarse. Tampoco explica cómo entran y salen los homicidas del edificio de Le Parc sin dejar rastros y como vulneran la vigilancia que siempre acompañaba al fiscal.

Otro detalle, las dos puertas del departamento de Nisman estaban cerradas con llave. Inclusive la de la cocina tenía la llave adentro, por eso la madre de Nisman tuvo que llamar a un cerrajero para poder abrir el departamento el domingo por la noche.

Otro dato: los gendarmes ubican la data de la muerte a la dos de la madrugada del domingo, mientras que el informe de la Corte lo ubica entre las 8 y las 12 del mediodía. De todos modos, esa franja horario deja afuera a Lagomarsino  del departamento cuando se produce la muerte, aunque ahora trascienda que se lo quiere involucrar, según adelantó La Nación.