| Panamá Papers

Martín Irurzun volvió a mostrar porque es el hombre fuerte de Comodoro Py

El presidente de la Cámara sepultó los Panamá Papers, el primer escándalo del Gobierno. Su alianza con Lorenzetti y un poder que se acrecienta.

Irurzun es el presidente de la Cámara Federal.

Irurzun es el presidente de la Cámara Federal.

El camarista Martín Irurzun volvió a confirmar ayer jueves que sigue siendo uno de los jueces más poderosos de Comodoro Py, la sede de los tribunales federales que inquietan a la política.

No asiste a comidas con otros jueces, evita mostrarse en público siempre que puede, no habla con periodistas y mantiene hoy por hoy un férreo control de la Cámara Federal, en parte gracias a una alianza táctica con Ricardo Lorenzetti.
Ese nexo es el que explica el movimiento más reciente: Panama Pappers ya no es un problema para el gobierno de Mauricio Macri. La Sala II sepultó definitivamente cualquier sospecha sobre posible lavado de dinero y ratificó el desmembramiento del expediente originado en el escándalo internacional que ventiló datos de sociedades offshore: sólo continuará una investigación por posible evasión y otra, aún menos relevante, por la omisión de esos datos en las Declaraciones Juradas como funcionario.
En lo formal, los camaristas Irurzun y Eduardo Farah confirmaron la decisión del juez federal Sebastián Casanello, quien resolvió enviar la causa al fuero penal económico para que se investigue si hubo una eventual “evasión tributaria”, al descartar el delito de “lavado de activos”.
Irúrzun fue el arquitecto de este despliegue que se hizo necesario porque Panama Papers fue el primer escándalo que afectó a la Liga Cambiemos y que tenía en Comodoro Py a un activista a tiempo completo en la figura del fiscal Federico Delgado.
Ricardo Lorenzetti fue su sponsor y lo hizo con gran pragmatismo porque activo su estrategia cuando Elisa Carrió lo fustigaba a diario con amenzas de juicio político en aralelo a que el gabinete enviaba tibias desmentidas.
Panamá Papers cierra una de las tantas brechas entre Lorenzetti y el presidente Macri que se abrió a una semana de la última presidencial cuando la Corte emitió un fallo demoledor sobre coparticipación federal.
Farah respaldó esta jugada y tendrá su premio probablemente cuando pueda elegir quien se quedará con su puesto en la Sala I, definición que se cocina a fuego lento en la Magistratura.