| Pergamino

Procesan a cinco policías por la muerte de siete presos

Los efectivos fueron acusado de abandono de persona. Hubo una pelea en un celda, se produjo un incendio, pero no abrieron las puertas. Y murieron quemados.

El incendio ocurrió en la comisaría 1a.

El incendio ocurrió en la comisaría 1a.

Cinco efectivos de la Policía bonaerense acusados de la muerte de siete presos a raíz de un incendio en la comisaría de la localidad de Pergamino, ocurrido en marzo último, fueron procesados con prisión preventiva, informaron hoy fuentes judiciales.
La decisión la tomó el juez de garantías 1 del Departamento Judicial de Pergamino, César Alejandro Solazzi, quien procesó a los policías por el delito de “abandono de persona seguido de muerte”
Los apresados son el teniente primero Sergio Ramón Rodas, los oficiales Alexis Miguel Eva y Matías Exequiel Guillieti, el sargento César Brian Carrizo y la ayudante de Guardia Carolina Denise Guevara, quienes fueron detenidos el pasado 3 de abril.
Las detenciones fueron realizadas por instructores judiciales de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia bonaerense y por seis brigadas de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.
En tanto, continúa prófugo el comisario Alberto Sebastián Donza, por lo que la fiscalía de Pergamino continúa con la investigación para dar con su paradero.
Voceros de la cartera de Seguridad bonaerense habían informado que, por las detenciones, los seis efectivos habían sido desafectados de la fuerza.
El sargento Carrizo y el oficial Eva, que se encontraban de guardia en la mencionada seccional al momento del incendio, ya habían sido separados preventivamente de sus cargos el mismo día del hecho.
El fiscal a cargo de la causa, Néstor Mastorchio, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI 3), le había solicitado al juez Solazzi las detenciones de los policías por el delito de “abandono de persona seguido de muerte”.
Este instructor judicial basó la imputación fundamentalmente en los testimonios de los otros presos alojados en la comisaría incendiada y que coincidieron en que los policías no hicieron ningún esfuerzo por tratar de salvarlos, detallaron las fuentes.
El abogado Pablo Caldentey, quien representa a las familias de dos de los detenidos como particulares damnificados, declaró a Télam que “hasta ahora va todo como los familiares esperaban”.
El letrado aseguró que el juez Solazzi no tenía otra posibilidad que no fuera dictar la prisión preventiva de los detenidos, ya que los abogados defensores sólo habían planteado “nulidades” e intentaron “recusar” tanto al juez como al fiscal Mastorchio.
“Yo tengo a mi familia amenazada y sin embargo voy a seguir con esto” aseguró Caldentey, quien publicó en su cuenta de Facebook un video del incendio grabado por uno de los sobrevivientes y acusó a los abogados defensores de los policías detenidos de querer “embarullar la investigación”.
El hecho se registró durante la tarde del 2 de marzo, luego de que dos presos iniciaron una pelea que derivó en una quema de colchones y un posterior incendio en la zona de calabozos de la comisaría situada en Dorrego 654 de Pergamino, donde había un total de 19 detenidos, siete de los cuales murieron.
“Lo que dicen los testigos es que dos de los fallecidos inician una pelea y después los meten en la misma celda”, explicó el fiscal Mastorchio, quien detalló que la discusión se inició “por una ‘vendida’ de unas facas” ya que uno de los detenidos “andaba diciendo que el otro las tenía”.
“Los sobrevivientes señalaron que a ellos los ‘engomaron’ (encerraron) por culpa de los otros y que los tendrían que haber encerrado a ellos dos y no a todos”, agregó.
A partir de esto, se dio “una escalada de hechos” que terminó en el incendio que provocó la muerte de Sergio Filiberto (27), Federico Perrota (22), Alan Córdoba (18), Franco Pizzarro (27), John Mario Chillito Claros (25) -de nacionalidad colombiana-, Juan Carlos Cabrera (23) y Fernando Emanuel Latorre (24).
De acuerdo con los médicos forenses que practicaron las autopsias, estos siete presos murieron por inhalación de monóxido de carbono y sofocación a raíz de la presencia del fuego.
En una rueda de prensa con medios locales, el fiscal Mastorchio pidió días atrás que confiaran en su trabajo: “Yo estuve ahí desde el primer momento y voy a estar hasta el último día vayamos o no a un juicio oral”, destacó, cuando todavía no había ningún policía imputado.
Este incendio se convirtió en la mayor tragedia ocurrida en una seccional de la Policía de la Provincia de Buenos Aires ya que en otros casos similares registrados entre 2000 y 2009 en los partidos de La Matanza, Quilmes, Berazategui y La Plata no hubo más de cuatro fallecidos.


Compartir: