| Jury en marcha

El camarista Freiler está convencido de que zafa del juicio en el Consejo

Cree que no hay votos suficientes y que puede justificar su patrimonio. Su alianza con el hermano del juez Lijo, un incondicional de Lorenzetti.

El futuro de Freiler es complicado.

El futuro de Freiler es complicado.

El camarista Eduardo Freiler no se muestra inquieto frente a la avanzada del Pro en el Consejo de la Magistratura. Por el contrario, todo su entorno lo describe como confiado en que el Gobierno no logre probar la causa de enriquecimiento ilícito que el diputado Pablo Tonelli enarbola en su contra.

El camarista deberá presentarse hoy en la Comisión de Acusación del Consejo de la Magistratura para exponer su defensa.
Freiler saber que el oficialismo no tiene el voto del académico Jorge Candis, que era del kirchnerismo pero que ahora muestra cierta distancia calculada. Candis dice que las pruebas de Tonelli son insuficientes y que una serie de licencias mal computadas no son motivos de jury. Mediante el vehículo legal de “donaciones”, Freiler parece tener las espaldas cubiertas para explicar sus propiedades, cuatriciclos y caballos de carrera.
“Yo he declarado todo. Creo que si creen realmente que lo que tengo no lo pude haber comprado con la evolución de lo que he tenido, me tendrían que juzgar por zonzo”, dijo al portal Nuestras Voces.
Un detalle: Candis además está muy molesto con la titular del Consejo Adriana Donato, que en este caso juega con la Rosada, porque dice que Donato lo quiso mandar de viaje a Nueva York para que se pierda los plenarios relativos a Freiler y de ese modo se logre una aritmética más favorable al Gobierno. La maniobra de Donato fue burda porque la presidenta le quiso dar a Candis un viaje oficial que nada tiene que ver con sus actividades en el Consejo.
Freiler además tiene un aliado muy valioso: el hermano del juez Ariel Lijo, Fredy.  Este abogado es el cerebro de casi todas las operaciones comerciales de Freiler y es un hombre que hasta aparece en la trama paralela del devenir del camarista. Y Ariel Lijo se ha convertido en el aliado primordial de Ricardo Lorenzetti en el fuero federal. Lo demostró hace una semana, cuando sobreseyó a Gabriela Michetti por una recomendación que llegó desde la Corte Suprema, en la causa en la que se investigaba el origen del dinero robado en su casa.
Artículos relacionados