| Misión

Misa de un cura villero en el cementerio argentino de Malvinas

Integrantes de la Comisión Provincial de la Memoria viajaron a las islas. Hay 123 soldados argentinos sepultados sin haber si identificados.

Di Paola rezó dos misas en las islas.

Di Paola rezó dos misas en las islas.

El Padre Pepe Di Paola se convirtió en el primer sacerdote villero de la Argentina en rezar una misa en las Islas Malvinas, en el cementerio donde están sepultados los soldados argentina que murieron en la guerra de 1982.

Di Paola integra la delegación de la Comisión Provincial de la Memoria (CPM), el organismo de la provincia de Buenos Aires a cargo del archivo de inteligencia de la policía de la provincia.

La visita del organismo a las islas tiene como fin visibilizar que en el cementerio de Darwin hay 123 cuerpos sepultados de soldados muertos durante la guerra y que no fueron identificados todavía.

La delegación está encabezada por el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, titular de la CPM, y Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, entre otros.

En su visita al cementerio de Darwin “señalizaron cada tumba no identificada con un cartel que dice “Identidad a los 123 NN, memoria, verdad, justicia y soberanía”. De este modo, la CPM manifestó, una vez más, su acompañamiento a una lucha por el derecho a la identidad de los soldados caídos en la guerra”.

Luego de esa actividad, el padre Pepe di Paola rezó en medio de las 230 tumbas una misa de la que participó toda la delegación. !Allí, el padre, que se convirtió en el primer cura villero en pisar el suelo de Malvinas y ofrecer misa, expresó: “Este es un lugar sagrado para nosotros. Ojalá, en algún momento, la iglesia argentina declare este lugar un santuario”, informó la CPM.

“Estos jóvenes que encontraron su muerte aquí son luz. Y se transforman en un desafío. Pedimos que desde el cielo ellos nos den fuerza para hacer lo mejor por nuestra patria, y hacer que los derechos humanos se respeten”, dijo el cura.

Di Paola integra el movimiento de curas villeros que se referencian en el Papa Francisco, muchos antes de que Bergoglio se convirtiera en la máxima autoridad de la Iglesia Católica.

Nora Cortiñas, la primera madre de plaza de Mayo en visitar las Islas Malvinas, dijo en referencia a los soldados caídos en la guerra: “Estos chicos son hermanos de nuestras hijas e hijos desaparecidos, que luchaban por la patria, nuestros verdaderos patriotas de este siglo son también ellos, están incorporados a esta lucha del pueblo que no olvidaremos jamás, como tampoco olvidaremos a los treinta mil”. Acto seguido invitó a los presentes a acompañarla en un pedido histórico: “Por eso decimos, ellos que están aquí y los treinta mil detenidos desaparecidos presentes, ahora y siempre”.


Compartir: 
Etiquetas: