| Escándalo

El libro que desnuda los negocios de Lorenzetti y su censura, desata una crisis en la Corte

El libro de Natalia Aguiar provocó una crisis en la Corte por las denuncias de censura y el mal manejo comunicacional de la crisis que se generó.

Lorenzetti otra vez en la mira.

Lorenzetti otra vez en la mira.

La publicación del libro “El Señor de la Corte” (Ediciones B), el hecho de que fuera levantado de las librerías por la propia editorial, según denunció la autora, y las repercusiones de censura que afectaron directamente a Ricardo Lorenzetti desataron una crisis al interior de la Corte Suprema de Justicia.

El libro de la periodista Natalia Aguiar es un recorrido por los diversos negocios de Lorenzetti en actividades tan diversas como el sector agropecuario, los medios de comunicación, las obras sociales y la construcción de obra público. El titular de la Corte es presentado como un empresario polirubro, negocios que se incrementaron desde su llegada al máximo tribunal en el primer gobierno de Néstor Kirchner.
La vocera María Bourdin sabía desde hace seis meses de la existencia del libro. El escándalo del levantamiento de los ejemplares y cómo afecta a la Corte puso en marcha todo tipo de movimientos con la sola finalidad de que sea reemplazada, posibilidad que está en el aire tras el ingreso de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, ministros que no tienen buena opinión del manejo de la comunicación del tribunal.
“En lugar de hacer lo que se hace siempre en estos casos de libros explosivos que es estar cerca del autor, poner toda la información a su servicio y en todo caso formular una replica una vez publicado se hizo todo lo contrario, se hostigó a Aguiar y el levantamiento de los libros empeoró todo porque ahora los van a busca con más insistencia”, comentó a CyR una fuente de la Corte.
La situación del libro es el corolario de un Lorenzetti que está al límite, tanto por las denuncias de corrupción de Elisa Carrió, como por el accidente de tránsito que tuvo en Santa Fe a fines del año pasado en el cual murió una persona. Sobre ese hecho la legisladora sembró dudas.
Una saga de situaciones que generan malestar interno porque se observa un Lorenzetti más cercano -y dependiente- que nunca del Gobierno tanto en temas de la Corte como en asuntos de Comodoro Py donde opera a través de los jueces Ariel Lijo, Julián Ercolini y Sergio Torres. En estos momentos un fallo como el de las tarifas de electricidad del año pasado sería inviable.
Rosatti y Rosenkrantz están haciendo sus respectivos caminos para reemplazar a Lorenzetti y con acciones inmediatas en caso de ser exitosos: cambios tanto en la administración de los recursos del tribunal (que sigue siendo superavitario mientras el Consejo de la Magistratura que administra toda la justicia está fundido) como en el esquema de comunicación, que ante la crisis del libro, una vez más, se quedó sin respuesta alguna.