| Fallo

El veterinario que mató a dos chicas en La Boca admitió que se hizo el loco

La Cámara del Crimen revocó la decisión de primera instancia de Mariano Bonetto, quien había sido declarado inimputable y encerrado en un neuropisquiátrico.

Bonetto está acusado de dos homicidios.

Bonetto está acusado de dos homicidios.

La Sala de Feria de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional revocó la sentencia de primera instancia que había declarado inimputable al veterinario Mariano Alejandro Bonetto acusado de asesinar a puñaladas a dos jóvenes en octubre pasado en una plaza del barrio porteño de La Boca.

Un dato clave para la decisión de los jueces fue una carta escrita por el propio acusado, quien dijo haber mentido cuando fue evaluado por los psicólogos, que se encontraba arrepentido por el crimen y pedía ser trasladado del instituto donde lo habían alojado.

“Los jueces de alzada incorporaron a su resolución un elemento que no había sido analizado por la fiscal de la Fiscalía de Distrito del Barrio de la Boca, Susana Calleja, en su recurso ni por la querella e incluso por la propia defensa del acusado: una carta manuscrita firmada por Bonetto el 4 de enero en la que pide ser reevaluado y “sacado de PRISMA y ser alojado en un pabellón común””, informó el sitio Fiscales.

En el texto dirigido a la jueza Wilma López, Bonetto reconoció ser víctima de su “propia mentira”, que “bajo los efectos del miedo a ser puesto en juicio y condenado” mintió para ser declarado inimputable y que “en nombre de la justicia de una causa de la que a la luz de los hechos y del tiempo transcurrido” se siente “absolutamente culpable”.

“No fui inducido por ningún demonio a ejecutar mi plan de asesinar, lo hice porque era mi voluntad más profunda en ese momento, nada puede hacerse sin el consentimiento de uno mismo”, indicó el acusado.

En la carta, Bonetto le ruega a la jueza López “que atienda” su reclamo y reconoce que “todo esto suena un poco raro porque va ‘en contra de los intereses normales pero es la verdad que sale” de su “corazón”.

Las chicas atacadas por Bonetto, Nuria Couto y Natalia Grebenshikova, fallecieron después de varios días de agonía. Bonetto recibió una puñalada en la cabeza con el mismo cuchillo con el que atacó a las chicas, después de haber sido reducido por otros muchachos que estaban en la plaza.

Los jueces Carlos Alberto González y Juan Esteban Cicciaro, que integran la Sala de Feria de la Cámara del Crimen  consideraron que “resultan atendibles” las críticas formuladas por la querella y el Ministerio Público, al apelar la decisión de la jueza de primera instancia de declarar inimputable a Bonetto y ordenar su internación en un instituto neuropsiquátrico.

“Es que de la propia experticia surge expresamente que para su elaboración se tuvieron en cuenta los antecedentes familiares y personales referidos por el propio encausado y su grupo familiar ‘no acreditándose la veracidad'”, de los dichos de Bonetto.

Los camaristas subrayaron además tampoco que al momento de expedirse “los facultativos contaron con antecedentes médicos” del acusado “previos al momento del suceso, tal como lo indicó el fiscal general [Mauricio Viera] en la audiencia oral”.

La Sala de Feria dispuso que “es preciso escuchar en sede judicial tanto a los preventores como a los médicos que asistieron inicialmente” a Bonetto.

“Como puede ser que la jueza resuelva en dos meses que este hombre no es culpable. Ni un accidente de tránsito se resuelve tan rápido”, dijo Anna Rodionova, la madre de Natalia, al criticar a la jueza López y describir una serie de supuestas irregularidades que ocurrieron en la causa.

“Exigimos que se termine la instrucción, no se puede declarar lainimputabilidad en tan poco tiempo. Queremos que se investigue más a fondo. Hubo muchas irregularidades, por eso pedimos más pericias”, dijo a su vez  la abogada, Liliana Borosysiuk, que representa a la mamá de Natalia.