| Proceso

El Consejo ya tendría los votos para el jury contra el camarista Freiler

Con el voto de uno de los académicos el oficialismo tendría las voluntades necesarias para iniciar el proceso contra el juez.

El futuro  de Freiler es complicado.

El futuro de Freiler es complicado.

El futuro inmediato del juez Eduardo Freiler atraviesa momentos decisivos: el académico Jorge Candis ya tendría listo su voto para avalar un jury en su contra en el Consejo de la Magistratura de la Nación.

El caso contra el camarista es un nivel de vida imposible de justificar que fue documentado por el diario La Nación. Freiler es propietario de una enorme casa frente a la Quinta de Olivos y declaró una colección de automóviles y bienes suntuosos.

Con esa voluntad el oficialismo logra el quorum necesario. En el bloque kirchnerista aseguran que se trata de un nuevo acuerdo favorecido por el ex viceministro Julián Alvarez, que es la verdadera terminal de Candis.

Alvarez ya sabe que el año que viene no va a tener espacio en las listas del kirchnerismo duro. Máximo Kirchner lo expulsó de su círculo de confianza y lo mismo sucede con Eduardo “Wado” De Pedro, aunque con otros matices.
Juan Martin Mena – enlace de Cristina Kirchner en a Magistratura -había advertido que si el macrismo lograba la salida de Carlos Rozansky, luego ganaría impulso y caerían Freiler, Daniel Rafecas y Sebastián Casanello.
Cuando Alvarez era viceministro logró cultivar un enlace permanente con el camarista Eduardo Farah, cercano al operador Javier Fernández y a la ex SIDE, que es lo único que explica que pasan los años y él sigue con presencia en las dos salas de la Cámara.
Farah detesta a Freiler, especialmente por la amistad del primero con Alfredo Lijo, hermano del juez, que busca disputarle poder al grupo de Stiuso en Comodoro Py. Este grupo tiene el favor de Daniel Angelici a través del abogado Darío Richarte.
La idea de generar una vacante en la Cámara tiene sentido. Tiempo atrás el Consejo concurso una de ellas. Casanello -que siempre tuvo buena relación con Freiler pero que ahora se habría enfriado- buscó ese ascenso pero fue bloqueado por Alfredo Lijo en consonancia con el representante de los magistrados Luis “Bachicha” Cabral. Lijo quería ese lugar para Mariano Llorens, cercano a Julio De Vido.
La segunda vacante en la Cámara es de interés porque tanto los Lijo como el propio Farah van a poder repartir posiciones. El problema son los votos en el Consejo, donde ya juega la política y ese es otro cantar.