| Tema del día

La AFIP pone la lupa en el turbio mercado del fútbol

Por Rafael Saralegui.

Si hay un mercado poco transparente es el de los jugadores de fútbol. Ignotos clubes de segunda o tercera división de Uruguay, Chile, Suiza, u otros paraísos fiscales, aparecen de la nada como titulares de los derechos federativos de futbolistas cuyos pases cuestan millones de dólares o euros, sin haber puesto un centavo. En rigor, casi siempre el objetivo es evadir impuestos mediante triangulaciones financieras. El gran beneficiario es el intermediario y casi nunca los clubes.

Con el declarado objetivo de combatir la evasión y cobrar los impuestos que de esta forma se eluden, la AFIP dictó la Resolución General 3432, publicada hoy en el Boletín Oficial, para poner un poco de orden en el negocio y devolver a los clubes la responsabilidad y el control sobre los negocios que se realizan con los jugadores que pertenecen a las instituciones.

Echegaray dijo que quiere darle más poder a los clubes.

La AFIP distinguió entre dos categorías: la de los llamados hombres de negocios del fútbol que “invierten en derechos económicos de jugadores y luego obtienen una ganancia cuando se efectúa la transferencia” y los conocidos representantes, que son quienes “perciben una remuneración que se calcula en función al importe de la transferencia, prima, premio y sueldo del  jugador”. Muchas veces, los inversores y los representantes confluyen en la misma persona.

A partir de ahora, con la resolución dictada por la AFIP, los derechos económicos y federativos de los jugadores quedan, a los fines fiscales, en poder de los clubes y se establece un sistema de bancarización en cuentas especiales de todas las transferencias, además se crea un registro de los llamados “hombres de negocios”, con un detalle de sus inversiones y se crea otro registro de representantes con la lista de sus “representados”.

De esta forma, el club cobra la totalidad de la transferencia y luego le paga “al hombre de negocios”. De esa manera se asegura, transparencia para el club, el jugador y la AFIP que de esa manera combate la evasión sobre todo del llamado impuesto a las ganancias.

Además la AFIP dispuso que podrá intervenir cuando el valor del pase no se corresponda con los valores de mercado. Una práctica habitual es vender los derechos del jugador a un club que actúa como intermediario y luego se realizar la verdadera transferencia a una institución del fútbol europeo por un valor mucho más alto. Ejemplo reciente es el caso de la venta de Facundo Roncaglia de Boca a la Fiorentina de Italia, previo paso por el club Fénix, de Uruguay, donde el jugador no pasó ni por la puerta.

“El objetivo es revertir completamente la situación del fútbol actual, donde los clubes están sometidos a los hombres de negocios y los representantes”, afirmó el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, al dar a conocer la resolución.

La FIFA, la entidad madre del fútbol, a la que pertenece la AFA, exige en sus estatutos que los futbolistas pertenezcan a los clubes y no tiene permitido que personas físicas sean dueñas de jugadores. Para eludir esa disposición en el ámbito local se le buscó la vuelta: mediante los derechos federativos, los clubes seguían manteniendo la propiedad de los jugadores ante cada asociación nacional y mediante los derechos económicos, los inversores privados podían comprar a los futbolistas. Desde ahora, los dos derechos quedan en poder de los clubes.

 

 

 


 


Compartir: