| Tema del día

Felisa Miceli: la primera ex funcionaria kirchnerista condenada por corrupción

Por Rafael Saralegui.

La ex ministra de Economía Felisa Miceli, 60 años, se convirtió hoy en la primera ex funcionaria de la administración kirchnerista en ser condenada a cuatro años de prisión y a ocho de inhabilitación para ocupar cargos públicos por un delito de corrupción. “Insistiré en mi inocencia hasta que alguien me crea, o no”, dijo Miceli ante una nube de periodistas en la vereda de los tribunales de Comodoro Py, tras la lectura del veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº2.

Los jueces Jorge Luciano Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Alberto Tassara impusieron esa condena para Miceli por los delitos de encubrimiento agravado y sustracción de documento público, por el hallazgo de una bolsa con dinero en el baño privado del Ministerio de Economía.

Miceli durante la lectura de la sentencia.

Miceli se incorpora, tras el fallo de hoy, a la pequeña lista de ex funcionarios públicos que fueron condenados por delitos cometidos en el ejercicio de su función. La primera fue la ex secretaría de Medio Ambiente durante la presidencia de Carlos Menem (1989-1999) María Julia Alsogaray condenada en 2004 a tres años de prisión por enriquecimiento ilícito.

El primer ex funcionario condenado por corrupción fue el ex presidente del Concejo Deliberante de la ciudad de Buenos Aires y titular del Partido Justicialista en el mismo distrito José Manuel Pico, que recibió una condena de 14 años de prisión por los delitos de asociación ilícita y estafas reiteradas.

A diferencia de los dos casos anteriores, Miceli se pudo ir de los tribunales caminando. Tanto Pico como Alsogaray pasaron varias temporadas en prisión. Pese a que la pena impuesta es de cumplimiento efectivo, los jueces le permitieron a la ex ministra de Economía seguir en libertad hasta que la sentencia sea confirmada a revocada por la Cámara Nacional de Casación Penal.

Miceli tuvo que renunciar a su cargo luego de que el periódico Perfil revelara que tras una inspección de rutina realizado por personal de Bomberos de la Policía Federal en su baño privado del Ministerio de Economía se encontró una bolsa con dinero. Se trataba de un ladrillo de 100 mil pesos, embalado y termosellado en plástico con logo del Banco Central de la República Argentina, con la inscripción en su lomo “Lote 38057 Bco. 30”. Además había 31.670 dólares en una bolsa de papel madera que se encontraba colgada de una percha en el placard del baño existente.

El hallazgo ocurrió el 5 de junio de 2007 y fue revelado por el diario dominical tiempo después. La investigación periodística reveló además que Miceli se había quedado con un acta escrita por los bomberos donde daban cuenta de la novedad. Por la desaparición de ese papel fue que Miceli fue condenado por sustracción de documento público.

Cuando declaró durante la instrucción y luego lo reiteró en el juicio oral que se inició en octubre, Miceli dijo que el dinero se lo había prestado su hermano porque tenía pensado mudarse de casa. Cuando los jueces le preguntaron como el dinero estaba embalado, ella respondió que se trataba de un envoltorio casero que ella misma había hecho en su casa. Los magistrados no le creyeron.

“Seguiré insistiendo en mi inocencia y seguiremos todos los pasos jurídicos y legales hasta que se demuestre mi inocencia”, dijo Miceli a los periodistas.
“No tengo nada que ocultar. Vivo de mi trabajo, soy transparente, no me compré ninguna propiedad, no vivo en barrios de lujo ni fastuosos”, agregó con los ojos llorosos.

Durante la lectura de la sentencia, Miceli guardó silencio y respiró profundamente. No quiso hablar al comienzo con los periodista, pero luego accedió a dar una miniconferencia de prensa en la vereda. “En el Poder Judicial hay hijos y entenados” dijo Miceli y recordó “gravísimos casos de corrupción en Argentina que jamás llegaron a juicio y oral”, como el caso IBM-Banco Nación, en el que “hubo coimas comprobadas por 30 millones de dólares”. Dijo que tenía la “conciencia absolutamente tranquila” y que no tiene “miedo de ir presa”, la ex funcionaria dijo que cuando llegó al Ministerio de Economía “no tenía una estructura de poder” que la respalde, y agregó: “muchos otros ministros si la han tenido y acá estoy yo, pagando”. Miceli dijo que recibió llamados de funcionarios pero no quiso dar sus nombre. “Eso pertenece a mi intimidad”, indicó.

 


Compartir: