| Volvió de la feria judicial

El juez Lijo tomó medidas para resguardar las pruebas de la denuncia de Nisman

El juez Ariel Lijo, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 4, se reincorporó a sus funciones y dispuso medidas urgentes para el aseguramiento de la prueba relacionada con las escuchas telefónicas en la que el fiscal Alberto Nisman fundó la denuncia que efectuó contra la presidenta Cristina Kirchner por encubrimiento en la causa AMIA.

“Para ello, dispuso una diligencia en el día de la fecha en la sede de la Unidad Fiscal de Investigaciones del atentado a la A.M.I.A., para incautar y asegurar todos los discos compactos, donde están grabadas las intervenciones telefónicas, y toda la documentación detallada en la denuncia”, informó el CIJ.

“Asimismo, le requirió al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal  n° 6, donde tramita la investigación del atentado a la sede de la A.M.I.A., todos los antecedentes y documentación vinculados a las intervenciones de dichas líneas telefónicas”, agrega el CIJ.

La semana pasada, tras la denuncia de Nisman, la jueza federal María Servini de Cubría declinó habilitar la feria judicial y dejó que la cuestión la resolviera Lijo, ya que en su juzgado recayó la denuncia del fiscsl contra Cristina y Timerman.

En varias entrevistas, Nisman dijo que contaba con centenares de grabaciones con las conversaciones telefónicas para sostener su denuncia de complot armado por el Gobierno para desincriminar a los acusados iraníes por el atentado contra a AMIA.