| Trata y prostitución

Los prostíbulos del microcentro generan 10 millones de pesos diarios

En la mayoría de los casos son mujeres que son explotadas sexualmente. Ya fueron rescatadas más de 1200 víctimas. Polémica por un proyecto para regular la prostitución.

Los privados rodean la zona de Tribunales.

Los privados rodean la zona de Tribunales.

Por Ignacio Ramirez.-

Unos 1300 departamentos privados y prostíbulos funcionan en la Ciuad de Buenos Aires. Unos 300 se encuentran en la zona de tribunales y microcentro. Una novedada: las redes de proxenetismo trasladaron los deptos privados a inmuebles de propiedad horizontal. Más de 600 procesamientos, y 226 detenidos en el año 2103.

La Justicia y las ong dedicadas al tema de la trata de personas, ven con preocupación la nueva mutación del negocio del sexo en edificios. El 60 % de los privados están en Tribunales y Microcentro y el 80 % de las mujeres que trabajan en los mismos, son pobres. Se estima que la recaudación diaria del negocio sexual supera los 10.000.000 pesos. Un privado vip, tiene una recaudación estimada de 100.000 a 250.000 pesos diarios, mientras que un prostíbulo rutero de La Matanza, alcanza los 30.000 pesos.

“Hay situaciones de violencia, como el del crimen de la prostituta de la calle Tucumán. También los propios vecinos de los privados sufren permanentes situaciones violentas. Los habitantes de esos edificios que viven trifulcas, robos, golpizas. Muchos de estos departamentos hay proxenetismo y trata, sino que comercializan estupefacientes”, explica Gustavo Vera, de La Alameda y Legislador por la agrupación Bien Común.

La inseguridad que genera el movimiento incesante de clientes y extraños a los edificios de la ciudad preocupa también a la justicia: “La lógica de los privados es la misma de la de los viejos prostíbulos. Hoy la prostitución en propiedad horizontal hace que sea difícil de investigarlo, primero que nada es que se van mudando, los mismos departamentos que al principio aparecían como objeto de investigación se mudan rápidamente. La otra lógica es que es más  difícil el ingreso para las fuerzas de seguridad que realicen tareas de investigación”, indica el fiscal Marcelo Colombo, titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex).

La realidad de las mujeres que trabajan en los privados y son investigadas por la Procuraduría es que es la situación de explotación es una realidad de la mayoría de los casos. “Una explotación severa de las mujeres, como todo lo coercitivo que el sistema prostibulario puede ser. En el sentido las mujeres no deciden ni con quien, ni cuando, ni por cuanto, ni donde; es decir ellas tienen que estar a disposición  de ese engranaje montado en los privados para atender la demanda sexual masculina que se le presente”.

Las cifras son contundentes, en los últimos cinco años se dictaron 292 autos de procesamiento por el delito de trata, que involucran a 760 imputados y a 1279 víctimas. El 72% corresponden a la trata con finalidad de explotación sexual; y en su inmensa totalidad mujeres que no tienen otro oficio, que trabajar en la prostitución en el circuito ilegal.

Hay un proyecto en la Legislatura porteña para regularizar la actividad sexual de los departamentos privados, que trata de diferenciar el trabajo sexual autónomo, la explotación sexual y la trata de personas. La prostitución, proxenetismo y trata son dos caras de una misma moneda, que no se soluciona con una libreta sanitaria, ni garantizar la seguridad de las mujeres, condenadas al circuito de la prostitución, su única manera de sobrevivir, una decisión viciada por la necesidad de miles de trabajadoras sexuales.