| Angelici y Torello, cabeza a cabeza

Quiénes se disputan el control de la Justicia Pro

El presidente de Boca y el apoderado del PRO se pelean por controlar los lugares claves. La caída de Farrell y el ascenso de Gauna junior. Los próximos combates.

Angelicia movió el ascenso de Gauna.

Angelicia movió el ascenso de Gauna.

La Legislatura fue el escenario la semana pasada de un ascenso particular en el plano de la justicia porteña. Juan Gauna, hijo del mejor conocido Juan Octavio «Yuyo» Gauna, pasó de tener un cargo en una fiscalía a ser fiscal ante la Cámara en los Contencioso Administrativo de la Ciudad.

De perfil bajo, el joven guardó silencio aunque entre los legisladores aparecieron varias preguntas de difícil respuesta, justo en la sesión en la cual se cayó el pliego de Martín Farrell, aspirante a un juzgado en lo contencioso impulsado por Horacio Rodríguez Larreta, quien finalmente fue rechazado por todos los bloques.
Uno de los comentarios en el bloque del Pro venía a cuenta del presente del Yuyo Gauna. Lejos de haber pasado a cuarteles de invierno, el ex funcionario de Alfonsín actualmente es el representante de la Corte Suprema en el jury al fiscal José María Campagnoli, que hace tan solo 15 días fue nombrado ciudadano ilustre por la Legislatura.
Campagnoli tiene sobrado respaldo en el macrismo donde circula el dato de que Daniel «Tano» Angelici, jefe de los radicales Pro, le pidió a Gauna que asesore al fiscal en forma extraoficial ya que no confía demasiado en los oficios de Ricardo Gil Lavedra.
Angelici tiene banca propia en la Legislatura y la semana pasada operó para que el hijo del Yuyo tuviera un ascenso espectacular, en un cargo clave dentro de la estructura de la justicia de la ciudad.
Hubo otros apoyos desde adentro de la justicia. El Yuyo tiene buena relación con el camarista del fuero contencioso administrativo federal Carlos Grecco que cuando Campagnoli pedía cautelares durante el verano este ya le avisaba el resultado negativo.
Grecco es íntimo del operador Javier Fernández a quien Yuyo también tiene llegada por su amigo, el abogado Darío Richarte cuyo estudio defiende al vicepresidente Amado Boudou en la trama Ciccone.
Los legisladores opositores al macrismo vieron en el ascenso de Gauna una especie de compensación por haber dado de baja la postulación de Farrell. Un fiscal de Cámara por un juez. La gran diferencia será el interlocutor con el ejecutivo porteño. Mientras Farrell tenía todo el apoyo del abogado José Torello, Gauna nunca dejará de atenderle el celular al boquense Angelici.
Angelici y Torello prometen nuevos cruces por la ambición de ambos de posicionarse como operadores clave en la justicia porteña. Por ahora aparecen empatados. El apoderado del Pro logró ubicar a Inés Weinberg de Roca en el Tribunal Superio de Justicia y el binguero hizo lo propio con Martín Ocampo en la fiscalía general de la Ciudad. El próximo terreno de pelea puede ser la secretaria de legal y técnica siempre y cuando se confirme que en breve Pablo Cousellas termina por dejar el cargo.

Compartir: 
Etiquetas:  ,

Artículos relacionados